Weblog de MontañaWeblog de Montaña
 Joanroca Joanroca
jueves 31 de mayo de 2007, 14:34:40

Tipo de Entrada: ARTICULO | 4 Comentarios | 6508 visitas


El propósito de este artículo, y probablemente el de los que le sigan, es tan sólo echar sobre la mesa una serie se reflexiones, pensamientos y sensaciones con cierto carácter intimista. Al igual que en mis galerías fotográficas la intimidad impera. Entre la intimidad y el tumulto siempre he desestimado este último. Esta actitud va creciendo a medida que me caen años encima.

Me inicié tarde en el extraordinario mundo de la montaña. “Tarde” porque ya hacía tiempo que me afeitaba; “extraordinario” porque se aparta  del panorama urbano habitual de muchos de nosotros. Mi buen amigo Ramón tuvo el acierto de invitarme a que le acompañara unos cuantos días por algunos parajes del Pirineo de Huesca. Mi ignorancia al respecto era insultante. Salvo que era una de las tres provincias de Aragón, no sabía apenas nada más. Y de repente, sin saber muy bien qué me depararía aquella primera “excursión”, me topé de bruces con el Valle de Ordesa. “Y uno es feliz como un niño cuando sale de la escuela”. Así describe Joan Manuel Serrat la felicidad y así me sentí yo cuando descubrí un mundo que se me antojaba provocador, sugerente y muy reconfortante. Jamás podré olvidar mi primera noche al raso en el Circo de Soaso. Presenciamos como una tormenta de verano desataba toda su furia y majestuosidad. Todavía hoy, afortunadamente, retumban ocasionalmente aquellos truenos en mi cabeza. Ojalá nunca se vayan de mis recuerdos.

Desde ese momento siempre que he podido me he estado acercando a esos parajes. Estoy hablando especialmente del Pirineo Aragonés i mi amadísimo Pirineo Catalán. 

No persigo hazañas ni en cuanto a número de “tresmiles”, ni en cuanto a tiempos conseguidos. Persigo simplemente “estar bien”

Me he permitido la licencia de titular este artículo usando una frase del gran actor Paco Rabal. El bueno de Rabal así contestaba a una de las preguntas que le lanzó un periodista: “Qué bien se está cuando se está bien”.

Me declaro un hedonista solitario. Y esto nada tiene que ver con aficiones de índole onanista, no; sino que en esta soledad buscada encuentro un placer íntimo -¡otra vez la intimidad!- que me ayuda a conocerme más, me ayuda a crecer, me ayuda a ser mejor persona. Sin duda, donde mejor practico esta afición por el hedonismo solitario es en la montaña. Desde hace tiempo descubrí el placer de practicar montañismo en solitario y, más allá de la preocupación de mi mujer y mis hijas cada vez que salgo, espero casi con desesperación la fecha de mi próxima escapada.

Alguien dijo (¿Ernest Hemingway?) que un hombre no es un hombre si antes no ha escrito un libro, ha toreado y no sé cuantas cosas más. Amigo Ernest, o amigo quien seas, si has escrito un libro te felicito; si has toreado lo lamento mucho por el pobre animal que ha de presenciar como un grupo de bárbaros disfruta con su agonía lenta y prolongada; pero créeme, si algo te ayuda a ser hombre (y me refiero a la especie humana, claro está, independientemente del sexo) es encontrarte a ti mismo, es tomar distancia de las preocupaciones diarias, es amar rabiosamente a los tuyos, es obrar según te dicte tu conciencia y finalmente es respetar escrupulosamente a los demás y a esa Tierra que entre todos estamos aniquilando.

Quizás a muchos de vosotros os parezco casi ridículo lo que estoy diciendo –probablemente porque ya lo hayáis experimentado-, pero a aquellos que nunca lo habéis hecho, os recomiendo pasar una noche en solitario cerca de cualquier lago o ibón del Pirineo; tan lejos de todo, tan cerca de ti mismo. Ahí cobra sentido la frase “qué bien se está cuando se está bien”. Sólo hay un problema: crea adicción.


4 Comentarios
Enviado por Lupus el jueves 31 de mayo de 2007

“ Los espacios abiertos,las montañas ... la Naturaleza, nos hacen sentirnos parte de ellos: unas veces minúsculos seres indefensos y vulnerables y otras, hijos deseados que reciben todo su afecto. Este sentimiento une a las personas en un común lenguaje, sin palabras ni fronteras ... desde dentro de uno mismo ... ¡ Bienvenido a casa !.”
Enviado por Sergi el viernes 1 de junio de 2007

“Felicidades por este Pensamiento.

Yo tambien me inicié cuando ya hacía mucho tiempo que me afeitaba .... y como no cerca de Ordesa!! Recuerdos mágicos y para mi uno de los lugares más bellos de la tierra (que siempre depende del estado anímico/físico etc. en que llegues).

Y lo de el monte en solitario es una cosa que nunca he descartado y que quiero probar algún día. Me parece una experiencia fascinante.

Me acabas de recordar una cosa que me queda pendiente y que siempre dices... podría estar bien o me gustaría hacer.


Salut y sigue con los "pensaments" !



Enviado por Midi el miércoles 11 de julio de 2007

“Lo primero decirte que me emociona leer tu escrito y que me identifico contigo. Yo también empecé "grandecita" a salir a la montaña, no se por que razón no lo probé antes.

Tuve la gran suerte de conocer a mis compañeros ( que aun me acompañan y yo a ellos.. y mas que se han ido uniendo ) de enseñarme rincones de nuestros Pirineos.

Todo empezó en mi primer ascensión, nada mas ni nada menos que el Monte Perdido, yo que nunca había ascendido NADA, y el sentimiento que apareció en mi fue tan grande que lloraba de emoción mientras llegaba a la cima... inexplicable.

Y a día de hoy ( no sin haber decido mas de una vez de dejar de salir tan a menudo a la montaña sin éxito alguno ) sigo teniendo las ganas y la emoción de volver a ponerme las botas de nuevo y conocer nuevos rincones que están ahí esperándonos.

Felicitarte por tu escrito y animarte a que pienses de nuevo.

Mª àngels


Enviado por Chabi el miércoles 25 de julio de 2007

“ Solo hay que mirar, como se mira el fuego, y sentir, como siente un hijo el calor de los brazos de su padre.

Chabi”


Añadir nuevo comentario
Usuario de Madteam.net No usuario




Vista Previa



 

 
MadTeam.net | Suscribirte a este blog | Creative Commons License Blog bajo licencia de Creative Commons. | compartir este enlace en Facebook